Cómo hacer aromatizante casero: 10 recetas

Hogar, Mantenimiento del hogar  / 

¿Quieres que tu hogar huela bien pero no te gustan los ambientadores comerciales? Siempre puedes hacer un aromatizante casero. En este artículo te daremos algunas recetas para crear tus propios aromas, con ingredientes respetuosos con el medioambiente y que no pondrán en peligro la salud de tu familia.

Cítricos, especias, hierbas, extractos, aceites esenciales… Nosotros te damos las pautas y tú escoges el olor que prefieras para tu casa.

10 recetas para hacer aromatizante casero duradero

1. Bolas de clavo

La primera propuesta es un aromatizante casero muy fácil de crear. Solo tienes que comprar un especiero de clavo y cubrir con ellos la piel de una naranja (también puedes utilizar una manzana). Cuantos más claves, más fuerte será el olor. Después, puedes colocar la fruta junto con algún elemento decorativo, como pueden ser pétalos de rosas.

2. Saquitos de popurrí

Saquitos de popurrí

Compra saquitos de tela, o hazlos tú misma con muselina. Una vez cerrados por tres lados, usa la abertura para introducir flores secas, especias, hierbas aromáticas y lo que se te ocurra que pueda aportar un olor agradable. Átalos con un cordel y guárdalos en el armario, en los cajones o en el coche.

3. Cesta de flores secas

Si lo tuyo es el olor a naturaleza y tienes una cestita de mimbre a la que no acabas de darle utilidad, te proponemos que la uses como aromatizante casero. Solo tienes que colocar en su interior pétalos de rosas, hojas de laurel, flores y hojas de eucalipto, hojas de nogal, tomillo, salvia y mirto. Esta mezcla también puedes meterla en saquitos como en la propuesta anterior.

Lee también: Consejos y trucos útiles para el hogar

4. Ambientador de gel

Una opción más decorativa es crear tu propio aromatizante casero en gel. Para ello, lo primero que tienes que hacer es guardar algunos frascos de cristal y limpiarlos bien. Entonces, pones a hervir una taza de agua, disuelves en ella un sobre de gelatina en polvo y añades cuatro cucharadas de sal. A continuación, agregas unas 20 gotas de un aceite esencial favorito y, si quieres, un poco de colorante alimentario. Vierte la mezcla en los tarros y mételos en la nevera durante 24 horas mínimo. Cubre con una bonita tela, asegúrala con una cuerda o un lazo decorativo y ya tienes ambientador para un mes.

5. Difusor de aceite

difusor de aceite

Puedes construir tu propio difusor de aceite simplemente introduciendo aceite esencial en una botellita de cristal. Introduces una varita de bambú de tal forma que una parte esté en el aceite mientras la otra sale por el cuello de las botellas y la evaporación hará el resto.

6. Pulverizador de agua con limón

Muy sencillo también. Hazte con un flish flish (también llamado flus flus, fu fu, chuf chuf, chufi chufi, flu flu…), es decir, con un pulverizador. Llénalo con agua caliente mezclada con bicarbonato de sodio y zumo de limón (dos cucharadas de bicarbonato y media taza de zumo por cada dos tazas de agua). Agita antes de cada uso.

7. Vainilla y canela, una combinación que nunca falla

¿No te van los olores cítricos? También puedes hervir una taza de vinagre junto con una taza de agua, dos ramas de canela, 2 cucharaditas de esencia de vainilla y una cucharadita de clavo. Cuela, deja enfriar e introduce la mezcla en el pulverizador.

8. Aromatizante casero para la nevera

Cuando comas una naranja, aprovecha para hacer este ambientador natural que acabará con el mal olor de tu nevera. Lo que tienes que hacer es cortarla a la mitad y sacar la pulpa con cuidado de que la cáscara no se rompa, para que quede como una especie de cuenco. Rellena el hueco con sal e introdúcela en un bol para que no se vuelque. Mételo en la nevera hasta que veas que empieza a pudrirse.

9. Ambientador de naranja y canela

Muy agradables es también el olor que dejará en tu casa este aromatizante natural para el que necesitarás:

  • 1 naranja
  • 2 ramas de canela
  • 1 cucharadita de clavo de olor
  • Una cucharadita de pimienta en grano
  • 1 cucharada de anís estrellado
  • 1 frasco de cristal

¿Lo tienes todo? Vete cortando las naranjas en rodajas y metiéndolas en el frasco. Después, añade el resto de ingredientes y rellena con agua.

10. Limón, vainilla y romero

En un tarro de cristal también puedes meter 2 limones cortados en rodajas junto con 3 ramas de romero fresco y una cucharadita de extracto de vanilla. Cubre con agua y listo.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Las recetas de calabacín con Thermomix, además de fáciles de preparar por el uso de este robot de...

El menaje de cocina es algo en lo que merece la pena invertir, sobre todo si te gusta cocinar. Hoy...

Parecía que iba a ser una tendencia más, pero lo cierto es que la decoración con palets no pasa de...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.