Realidad o mito: ¿El anillo vaginal engorda?

Mamá  / 

Muchas mujeres recelan de los métodos anticonceptivos hormonales por miedo a aumentar de peso. Una de las dudas más frecuentes en las consultas de los ginecólogos es si el anillo vaginal engorda. Este dispositivo ha ganado popularidad por lo cómodo que resulta. Tiene una duración de un mes y no tienes que preocuparte por si se te olvida, como ocurre, por ejemplo, con la píldora anticonceptiva.

Pero el hecho de que libere hormonas (progestina y estrógeno) puede llevar a pensar que provoque aumento de peso.

¿El anillo vaginal engorda?

¿Realidad o mito? En principio, el anillo intravaginal no tiene por qué provocar un aumento de peso. Al menos nada significativo. Los especialistas aseguran que hoy en día se disponen de suficientes estudios como para afirmar que la mayoría de los métodos anticonceptivos hormonales no engordan. En ese grupo se encuentra el anillo vaginal. Al aportar menos estrógenos que otros métodos, las posibilidades de padecer retención de líquidos también son menores que con otros métodos empleados para evitar un embarazo no deseado.

Puede que haya mujeres que al principio hayan notado un ligero aumento de peso debido a la retención de líquidos, pero lo normal es que todo vuelva a la normalidad en unos pocos meses. Por tanto, si crees que el anillo vaginal engorda y notas que has engordado desde que lo llevas puesto, lo primero que debes analizar es si has cambiado tus hábitos alimenticios o has realizado menos ejercicio en ese periodo.

Efectos secundarios

Sabemos que la preocupación sobre si el anillo vaginal engorda es una de las más comunes, pero hay que dejar claro que el anillo intravaginal no presenta muchos efectos secundarios. No obstante, si lees el prospecto de una de las marcas más conocidas, puedes ver que puede provocar dolor abdominal, malestar estomacal, náuseas, infección de la vagina por levaduras, molestias vaginales, picor genital, aumento del flujo vaginal, dolor de cabeza, disminución de deseo sexual, tristeza o depresión, cambios de humor, dolor en los pechos, menstruación más dolorosa o acné.

Por lo general, estos efectos adversos se deben a que el cuerpo se está adaptando y deberían desaparecer al cabo de dos o tres meses. Si estás usando un anillo anticonceptivo y notas molestias que se alargan en el tiempo, debes acudir a tu médico. Otra posible complicación puede ser el aumento del riesgo de sufrir una trombosis con respecto a una mujer que no use ningún anticonceptivo hormonal.

No uses un anillo vaginal si…

También es importante advertirte de que se desaconseja el uso de este dispositivo en ciertos casos. Estas son las principales contraindicaciones:

  • Durante el embarazo.
  • Mujeres fumadoras.
  • Mayores de 35 años.
  • Enfermedades hepáticas, del corazón, trastornos en la sangre, cáncer, migrañas, tensión alta y/o sobrepeso.
  • Anomalías vaginales.
  • Sangrado vaginal no diagnosticado.
  • Antecedentes de enfermedades vasculares, como infartos cardiacos, accidentes cerebro-vasculares o tromboembolismo.
  • Enfermedades autoinmunes como el lupus.

Métodos anticonceptivos que no engordan

Si aún tienes dudas sobre si el anillo vaginal engorda y quieres usar un método anticonceptivo que no tenga este riesgo, aparte del anillo vaginal, aquí tienes un listado:

  • Condones femeninos. Consiste en una especie de bolsa fabricada en el mismo material que los condones masculinos que se introduce en la vagina. Empleados correctamente, tienen una eficacia del 97%.
  • Diafragma. Puede ser de látex o de silicona y, como el anterior, se introduce en la vagina antes de iniciar el coito. Debes esperar 6 horas antes de retirarlo. Tiene una eficacia del 80%, un porcentaje que aumenta si lo utilizas en combinación con un espermicida.
  • Espermicida. Por sí solo tiene una tasa de fracaso de entre el 6 y el 26%, pero es más eficiente si se usa de forma sistemática o como refuerzo para métodos como el diafragma. Se vende en formato líquido, crema, gel o en supositorios.
  • Dispositivo intrauterino. El DIU necesita supervisión médica, pero su eficacia es del 98% y puedes llevarlo durante años.
  • Pastillas. Inhiben la ovulación durante unas 12 horas. Tienen una eficacia del 97 al 99,9 % siempre que se tomen a diario.
  • Parches. Utilizados correctamente, tienen una efectividad del 99%.
  • Implantes subcutáneos. La eficacia de este método, que consiste en introducir una varilla debajo de la piel del brazo de una mujer, es del 99%. Libera hormonas que impiden la ovulación durante un mínimo de 3 años.
  • Esponja anticonceptiva vaginal. Se coloca en el fondo de la vagina antes de tener relaciones sexuales. Su efectividad es de aproximadamente el 91%.
  • Inyección anticonceptiva. Impide la ovulación durante un periodo de tiempo determinado. Su eficacia es de aproximadamente el 98,5%.
  • Capuchón cervical. Consiste en un dispositivo de látex con forma de un dedal que se introduce dentro de la vagina. Tiene una efectividad del 86% en las mujeres que nunca han dado a luz y del 71% si ya han tenido hijos.
  • Condones masculinos.
  • Vasectomía.
  • Métodos anticonceptivos naturales. Como pueden ser el Ogino-Knaus, la temperatura basal, el coitus interruptus, el Método de Billings (también llamado de moco cervical) o el Método Sintotérmico (también llamado Fertilidad Consciente).

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Los niños tienen que jugar, eso está claro. Si hace buen día, en la calle para que les dé el aire....

El jengibre tiene un montón de propiedades para la salud. Cuando una persona está sana, sus...

¡Ya estás en la semana 9 de embarazo! Felicidades, ya has entrado en el tercer mes. Tu bebé ya mide...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.