Abdominales hipopresivos: origen y beneficios

Fitness, Salud  / 

Los abdominales hipopresivos son la nueva moda del fitness. Creada en los años 80, se conoce ahora que los beneficios de esta técnica terapéutica para mujeres postparto se extienden a todos.

No se trata solamente de contraer los abdominales para trabajar los músculos pélvicos. Esta terapia exige una técnica específica para lograr beneficios que se extiende a la respiración, prevención contra la incontinencia urinaria y aumento del desempeño atlético.

Descubre ahora más sobre los beneficios de los abdominales hipopresivos y de como también tú los puedes hacer.

Abdominales hipopresivos: origen de la terapia

El método hipopresivo fue desarrollado por el ginecólogo Marcel Caufriez en los años 80 como un método no invasor de ayudar a las mujeres en el postparto que sufren con el desprendimiento de los músculos pélvicos y consecuente descenso del útero, vejiga y recto, resultando muchas veces en, por ejemplo, incontinencia.

Hasta entonces, los abdominales tradicionales eran el método más utilizado para tratar esta patología. Sin embargo, en sus estudios, el doctor Caufriez descubrió que no solo estos eran ineficaces en estos casos como también reducían el tono del diafragma pélvico. Este músculo necesita ser trabajado usando contracciones involuntarias y los abdominales tradicionales, incluso los crunchs, funcionan a través de la contracción voluntaria de los músculos, o sea, exactamente lo opuesto de lo que es necesario.

Beneficios

La terapia inicial estaba solo centrada en la forma de respirar. Sin embargo, este método ha evolucionado y ahora los abdominales hipopresivos son muchas veces combinados con posiciones específicas del cuerpo para sacarle más provecho a este tipo de entrenamiento muscular.

¿Y cuáles son esos beneficios de tonificar los músculos internos y el diafragma pélvico? Aquí te dejamos la lista. Hacer abdominales hipopresivos:

  • Reduce y previene la incontinencia urinaria
  • Previene hernias abdominales, inguinales, umbilicales, discales y vaginales
  • Mejora el sistema respiratorio (mejor utilización del oxígeno)
  • Mejora la postura y equilibrio
  • Previene el descenso de órganos internos (vejiga, recto y útero)
  • Facilita el parto y la recuperación postparto
  • Reduce el dolor de espalda
  • Aumenta las sensaciones sexuales y capacidad de atingir el orgasmo
  • Reduce las caderas y promueve una barriga lisa
  • Aumenta el desempeño atlético

Cómo se hacen

La base de los abdominales hipopresivos está en la respiración.

Cuando terminas de expirar, el diafragma sube y, con él, órganos como la vejiga, recto y vagina lo que contraerá el diafragma pélvico. Esta es una respuesta automática del cuerpo a la subida del diafragma cuando se vacían los pulmones y es por eso una contracción involuntaria ya que no estás haciendo presión sobre estos músculos.

El movimiento básico y clave de los abdominales hipopresivos está por eso centrado en la forma como respiras. A la respiración se juntará una postura específica y distintas posiciones. El resultado es un diafragma totalmente extendido, creando un efecto cóncavo en la barriga. ¡Ojo! No se trata solamente de expirar todo el aire y contraer la barriga para crear ese efecto. El efecto será el resultado natural si estás haciendo el ejercicio bien.

En este entrenamiento tendrás que ponerte en distintas posiciones para trabajar los músculos internamente mientras respiras por la nariz y exhalas por la boca, tranquilamente, trabajando el diafragma. Sentirás que el pecho se expande pero el abdomen se contrae naturalmente con este movimiento. Este tipo de respiración debe ser intercalado con respiraciones profundas.

Te damos un ejemplo de un ejercicio básico de abdominales hipopresivos:

  1. Siéntate en una posición relajada pero manteniendo la espalda recta.
  2. Inspira y deja que tu caja torácica se abra. Exhala, libertando todo el aire.
  3. No vuelvas a inhalar. Bloquea la entrada del aire totalmente. Puedes usar la mano para pinchar tu nariz o bloquear la boca si aún no controlas tu respiración.
  4. Abre la caja torácica como si fueras a respirar pero ¡no inhales! Al mismo tiempo que abres la caja torácica sentirás subir los órganos. Aguanta esta posición durante cuatro segundos y vuelve a respirar normalmente.

 

Fácil, ¿no? Busca una clase o alguien que te ayude a mantener la postura durante las distintas posiciones y ya estarás lista para hacer abdominales hipopresivos. Comprueba por ti misma si los beneficios de esta terapia y mejora tu bienestar.

Compartir
deja tu comentario
Taboola
Artículos Relacionados

El ginseng es una raíz que está cogiendo fama en los últimos años en algunos países de occidente....

Las aplicaciones para los smartphones nos han facilitado mucho la vida. Estas nos permiten llevar...

Las nuevas tecnologías y los smartphones han hecho que nuestra vida sea mucho más fácil. Por...

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan